martes, abril 19, 2005

La vida de un comic

Bueno, ahora niños y niñas, laydis and Gentleman, os voy a contar como es para mi el proceso de compra de comics y su trato posterior en mi casa. Contaros que en mi ciudad no habia ninguna libreria especializada hasta hace unos meses y como todavia esta empezando pues no tiene un catalogo demasiado amplio:


Aaah, que bien hoy es primeros de mes y me voy a comprar mis comics. Lo primero es llegar a la tienda “mierda, no estan” Como siempre, llegan dos semanas mas tarde que a cualquier lado. Hago un pedido online. Espero. Sigo esperando. Espero mas. Me planteo estudiar durante la espera.

Finalmente llega. No estoy en casa (Claro, estaba estudiando). Camino media hora hasta correos. La funcionaria esta de mala hostia porque le interrumpi su laboriosa labor de mirar a la nada. Me lanza el paquete como si fuera una rana muerta (Hijaputa, que son comics, son fragiles) Voy a cogerlo, pero antes me dice lo de “Eh, que me tienes que pagar” y yo le digo “Ya,ya” pero pienso “Vale... camionera”


Llego media hora despues a casa sudando como un cerdo (porque el paquete pesa). Lo abro, encuentro los defectuosos y me cabreo. Emaileo a la tienda para que me los restituyan. No se por cual empezar asi que leo los de colecciones mensuales y pienso “jo, como mola y que bien huele” (Pero sin parecer un fanatico,ojo) le toco la portada para ver si esta bien lisa, sin defectos. Lo miro. Lo sigo mirando. Mientras lo sigo mirando me planteo coger otro. Asi hasta que se acaban. Descubro que ya son las 2 de la mañana y decido acostarme (Por semana no dan porno)


Al dia siguiente los meto en bolsitas y me congratulo de mi coleccion. A los 5 minutos vuelvo, los cojo y miro lo monos que estan en sus bolsitas. Me llama un colega para bajar. Lo mando a la mierda. Sigo mirando. Pienso en leerlos pero me da pena sacarlos de la bolsa. Finalmente leo uno y pongo a mi lado a los demas. Acabo y vuelvo a dejarlos en la estanteria. Miro mi coleccion. Me pongo a comparar las nuevas adquisiciones con los veteranos. Pienso “En cuanto tenga pelas, vuelvo a comprar este numero que ya esta muy roto”. Vuelvo a la realidad.


Voy a internet, me pongo a comentar mis adquisiciones en varios sitios y a leer diferentes reseñas (Ojo, en ese orden. Si lo haces al reves es porque no tienes criterio)

Por la noche, voy a cama. Cojo las nuevas adquisiciones y los miro. Sigo mirandolos. Hago planes de futuro sobre mi coleccion mientras sigo mirandolos. Vuelvo a la realidad. Me aburro y decido coger el que mas paginas tiene. Lo leo hasta que me quedo dormido.


Al dia siguiente (o en cuanto puedo) voy a la tienda de mi ciudad. Ya llegaron las novedades, pero me voy a buscar cosas diferentes. Descubro algunas maravillas que no me puedo permitir. Me gasto mas dinero del que tenia pensado. Llego a casa. Me lamento por estar en numeros rojos. Pienso en robar a algun vecino. Pienso en robar un banco. Pienso en pedir dinero a la gente. Pienso en quemar mi coleccion, volverme loco y olvidarme para siempre de los comics. Repito los procesos anteriores con los nuevos comics.


El mes que viene, se repetira el proceso.


3 Comments:

At 4/20/2005 5:55 p. m., Blogger Redivivo said...

Jejejeje, voyeuronnn, te gusta mirar, ehhh.
La verdad, a mi tambien!!!

 
At 4/20/2005 6:25 p. m., Anonymous Vitto said...

Xp

 
At 4/25/2005 1:45 p. m., Anonymous copyCat said...

más monos los comics en sus bolsitas... sobretodo los de Panini de 48 pag... esos son más bonitos que un San Luís

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home